categoría: Niños
zapatos para niños

Zapatos para niños: ¿Le quedan los zapatos pequeños otra vez?

Los niños y las niñas crecen muy rápido. Tanto que cuando te descuidas ese zapato que le compraste hace unos meses no le sirve porque se le ha quedado pequeño. Y algunos zapatos para niños se quedan casi nuevos en el armario. Eso es así hasta los 14-16 años de vida, cuando los huesos de los pies ya no crecen tanto porque ya se han osificado.

Zapatos para niños: ¿Cuánto crecen los pies?

Pero hasta llegar a esa edad el ritmo de crecimiento de los pies de los niños es rápido. Los pies de los bebés suelen medir alrededor de unos ocho centímetros. Durante los 15 primeros meses de vida el pie crece más o menos medio número cada dos meses. Después ese crecimiento se produce cada tres meses hasta cumplir los dos años. De los dos a los tres crece una talla cada seis meses. Aproximadamente, cada talla de calzado infantil es seis milímetros mayor que la anterior.

Entre los tres y los cuatro años ese aumento de talla se alarga a nueve meses y a partir de los cuatro años los pies crecen una talla por año. Después suele estabilizarse el ritmo de crecimiento hasta llegar a los siete años, que vuelven a acelerar el ritmo de crecimiento. Aunque no todos los niños llevan el mismo ritmo y no se puede establecer un calendario sobre la evolución del pie o para saber cuándo dará el estirón.

Además aunque al principio los pies de niños y niñas son iguales, entre los 8 y los 10 años empiezan a aparecer las diferencias morfológicas según el sexo, según un estudio de la Universidad de Castilla La Mancha. A partir de esa edad, los zapatos para niños suelen tener una horma un poco más ancha que los de las niñas.

Para ello, es importante adelantarse a los cambios y cada tres meses, dependiendo de la edad de tus hijos, revisar los zapatos para niños. No esperes a que ellos te digan que les molesta. Es preferible comprobar si le están bien los zapatos para niños y si todavía hay espacio para el pie, si el ajuste es el correcto y si el niño o la niña camina sin problemas con ellos. Y también hay que comprobar los pies de tus hijos. Ellos tienen los huesos tan flexibles que pueden no darse cuenta si un calzado les oprime. Si, por ejemplo, encuentras una rojez o una rozadura en el talón, es el momento de comprarle unos zapatos nuevos.

Zapatos para niños: ¿Cuál es el mejor?

No vale la pena intentar alargar la vida de un calzado de los niños. Intentar ahorrar dinero en ese campo es perjudicar la salud de tu hijo. Usar el calzado correcto es fundamental para que no aparezcan problemas cuando se hagan mayores. ¿Y cómo debe ser el calzado correcto? No tienen que quedarles pequeños, deben sujetar el pie, adaptarse perfectamente a él y ser flexibles. También tienen que permitir el movimiento y tener el suficiente espacio para que el pie pueda crecer sin dificultades. Y sobre todo ser cómodos y que le gusten a tu hijo o hija, para que el tiempo que pueda llevarlos los lleve a gusto.

En KTEY tenemos zapatos para niños de todas las edades de las principales marcas: Pablosky, Biomecanics, Geox, Skechers, Gioseppo, Mustang, Victoria, Garvalain

Compartir:

Deja una respuesta